dilluns, 31 d’octubre de 2011

El Perro Almorranero



Con masters en detección de almorranas e identificación de drogas según sus efectos, este asqueroso perro, aún sin nombre, es uno de los principales recursos del Dr. Felicidad. Una muestra más de lo lamentable de sus métodos. Aún más si tenemos en cuenta el poco cerebro que le queda a la mierda perro este por culpa de la ingestión masiva de todo tipo de drogas, ladillas y parásitos varios.

El Barman

El bar es el otro escenario natural de nuestro doctor. Cuando no está en su consulta, entregado al noble arte de sanar, se relaja delante de un buen vaso de bourbon con su amigo el Barman, un tipo taciturno, de pocas palabras buen escuchador y amigo de sus amigos, a la vez que enemigo de sus enemigos, vecino de sus vecinos e hijo de sus hijos... Bueno, esto último no.